Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Sexo salvaje

1 Comentario

200519170 001 199x300 Sexo salvaje vagina sexo anal sexo senos sadomasoquismo sado ricky martin pene pechos Pareja & Sexualidad orinar orgasmo nalgas motel latigos esposas coito ano Algo incomprendido y muchas veces juzgado, lo cierto es que el sexo salvaje muchas veces puede devolverle la pasión y el fuego a tu relación de pareja. Atrévete a descubrir más sobre estas prácticas y adéntrate en un mundo realmente hot.

El sexo salvaje o sadomasoquismo, son prácticas sexuales que se remontan a la antigüedad de los hombres. Consisten en relaciones sexuales caracterizadas por ser más bruscas, agresivas y que muchas veces causan algún dolor, sin llegar a lastimar severamente, lo cual puede resultar muy excitante. Es por esto que tiene tantos adeptos, aunque no lo creas. A continuación te presentamos las prácticas de sexo salvaje más comunes, a ver si te atreves.

Agujas. Se trata de pinchar con agujas o alfileres en distintas partes del cuerpo. Los pinchazos deben ser suaves, la idea no es penetrar la piel con las agujas y pueden ser realizados en cualquier parte del cuerpo, privilegiando las zonas más sensibles de cada persona.

Electricidad. Consiste en aplicar pequeñas cargas eléctricas en distintas zonas erógenas, como los genitales, el ano, los pechos, la espalda, etc. En los sex shops encuentras aparatos especializados para esta práctica, los cuales son absolutamente seguros.

Jaulas, esposas y látigos. El esposar a tu pareja mientras ligan resulta ser una sensación increíblemente excitante. Produce un sentimiento de dominio y despierta tus instintos más primitivos. Con los látigos es lo mismo, se trata de dar latigadas a tu pareja en las nalgas, piernas o espalda, revisando la intensidad de los golpes según a lo que al otro le agrade, tampoco se trata de que sea algo desagradable. Otra práctica bastante cotizada es encerrarse en una jaula y desde ahí provocar a la pareja de distintas formas, masturbándose, bailando, jugueteando con sex toys, etc. Los látigos y esposas los encuentras en los sex shops, mientras que para encerrarte en una jaula tendrás que acudir a un motel especializado, a no ser que tengas una en tu casa…

Fist fucking o fisting. Esta práctica consiste en introducir el puño en la vagina o en el ano de tu pareja. Este es un acto bastante delicado, pues puede provocar lesiones, por lo que se aconseja hacerlo cuidadosamente y detenerse ante la primera sensación de dolor de tu pareja.

Lluvia dorada. Este particular nombre hace referencia al acto de orinar encima de tu pareja durante el coito, o bien, dejar que orinen encima de ti. Es una costumbre bastante extraña y para muchos resulta más repugnante que placentera, pero no lo sabemos hasta que la probemos…

Velomancia. Algo bastante más común es juguetear con velas encendidas mientras se hace el amor. Acá se deja caer la cera caliente que se derrite de la vela sobre la piel de tu pareja. Resulta algo muy excitante y como sacado de un video clip de Ricky Martin.

Trumpling. Esta costumbre consiste en pisar a tu pareja con los pies descalzos y, para los más atrevidos, con los zapatos puestos. De más está decir que los genitales quedan excluidos de este juego erótico.

Face sitting. Es una de las prácticas sexuales menos comunes. Se trata de sentarse sobre la cara de tu pareja, provocando una sensación de ahogo, mientras se practica sexo oral.

Ya lo sabes, tu vida sexual puede ir mucho más allá de lo que acostumbras. Atrévete.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

1 Comment for this post

pisoteame  Says:

Se llama Trampling el acto en que la mujer pisa al hombre, no trumpling. Y se puede tranquilamente incluir los genitales, preferentemente con suavidad, pero…
Y el facesitting creo que es la más común de todas, si es una posición para realizar sexo oral

 

Deja tu comentario