Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» Los 10 mandamientos del placer

subscribete

Los 10 mandamientos del placer

78804381 199x300 Los 10 mandamientos del placer  vagina sexo ropa posiciones placer placentero pene pechos Pareja & Sexualidad orgasmo mujer mandamientos juguetes sexuales hombre hacer el amor genitales erótico desnudarse desnuda cuerpo amor 10 mandamientos 1º- Olvídate de traspasarle tus inseguridades con tu cuerpo.

No existe mujer que no tenga complejos respecto de su cuerpo, pero el último lugar para sacarlos a la luz es en la previa con tu pareja. Seguramente todas nos identificamos con frases como “no mires mis michelines”, “no te fijes en mi celulitis”, “ya sé que mis pechos son muy chicos”, etc. Pero piensa, no hay nada menos excitante para tu pareja que oírte decir estos alegatos hacia tu cuerpo justo en el momento crucial.
Imagínate que tú y tu boyfriend están de lo mejor y el comienza a decirte “no vayas a mirar mi panza” o “cuidado con los granitos de mi espalda”, ¿no crees que te mataría un poco las pasiones? bueno, a él le pasa lo mismo, así que olvídate de esas frases.

Además, tienes que pensar que en lo último que se está preocupando un hombre en ese momento es en tu celulitis o en tus kilos de más, si está contigo ahí es porque le gustas por algo, así que no mates el momento con esas inseguridades tuyas que él ni siquiera nota. ¡Mientras más relajada y entregada estés, mejor lo vas a pasar!


2º- Hazte de rogar.

No hay nada más deseable que lo que no se puede tener. Tampoco se trata de que enciendas la mecha y después lo dejes con las ganas, pero un ratito de hacerse de rogar nunca es malo. Coquetéale y sedúcelo de a poco, vístete con su ropa favorita, míralo seductoramente y háblale bien sexy, pero no dejes que te toque, verás como se va derritiendo a tus pies al mismo tiempo que tus ganas y deseo se incrementan muchos más.

Tú decides cuándo se acaba el delicioso suplicio. Después se darán cuenta cómo esto los incentivó mucho más e hizo del encuentro algo mucho más entretenido y fuera de lo habitual.

3º- Deja la luz encendida

A los hombres les gusta mirar, no lo prives de ese placer. No le pidas que apague la luz en esos momentos, a ellos les encanta mirarte y también les gusta ser observados mientras hacen el amor. Sólo está permitido apagar la luz cuando hay velas, una chimenea o algo que los ilumine un poco, pero la oscuridad absoluta no es bienvenida.

Al igual que en el 1º mandamiento, debes olvidarte de las partes que no quieres que te vea, ya que de lo último que él está preocupado en ese momento es de tus defectos.

4º- Explora su cuerpo

Aunque nos cueste creerlo, el hombre no es únicamente su pene. Al igual que en nosotras, los hombres tienen múltiples zonas erógenas (puntos que al estimularlos provocan excitación sexual) a lo largo de su cuerpo. Naturalmente, las principales y más efectivas se encuentran en la zona genital. Por ejemplo, el pene posee tres partes esenciales, el tronco, la corona y el glande, todas tienen niveles de sensibilidad distintas y esto varía de un hombre a otro. Normalmente el glande (la punta) es el lugar más sensible y vendría a equivaler al clítoris en nosotras.

Por otro lado, están los testículos y el ano, pero para muchos hombres esos lugares son tabú, por lo que debes preguntarle a tu pareja si le gustaría que explores por ahí.
El interior de los muslos también es una zona muy sensitiva en los hombres, al igual que el cuello y las orejas.

Recuerda, si conoces su cuerpo y las zonas en que le gusta más que lo acaricien, le darás mucho más placer, y lo mismo corre para ti si es que le permites a él que explore el tuyo.

5º- Bienvenidos los gemidos, gritos y frases obscenas.

El deseo y el placer hay que dejarlos salir y expresarlos como corresponden. No te reprimas cuando tengas ganas de gemir más fuerte o incluso de gritar, esto te excita más a ti y también a tu pareja. Las palabras sucias y frases obscenas también le dan un aire más entretenido a la relación y echan a volar la imaginación de ambos.

Al principio es difícil desinhibirse y soltarse, pero con el tiempo y la práctica llegarás a sorprenderte a ti misma con lo que puede salir de tu boquita de princesa.

Continuación de los 10 mandamientos del placer…

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario