Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» La masturbación en el hombre

subscribete

La masturbación en el hombre

77479596 199x300 La masturbación en el hombre testiculos sexo pene Pareja & Sexualidad orgasmo organos genitales mujeres mujer masturbacion masculina masturbacion hombres masturbación como se masturba climax Alivio físico y mental, mejoras en la circulación sanguínea, beneficios en la sexualidad…, en fin, los beneficios de la masturbación son muchos más que entregar un gran placer. Conoce más sobre ella y sobre cómo masturbar a tu pareja en el siguiente artículo.

De la masturbación se ha dicho mucho, que provocaba sordera, ceguera, impotencia, infertilidad, etc. Desde luego, que nada de esto es cierto, pues como todas sabemos, los hombres se masturban como que el mundo se fuera a acabar y nada malo que les ha pasado.

¿Por qué se masturban los hombres?

Encontrar a tu pareja masturbándose en la ducha o debajo de las sábanas no es ningún signo de que no está satisfecho con la sexualidad de vosotros, ni que está pensando en otra mujer o que tú no eres lo suficientemente buena satisfaciéndolo. Al contrario, la masturbación es un signo de buena salud y de que tu chico está preocupado de su sexualidad.

Los hombres se masturban no sólo para sentir placer y llegar al orgasmo, sino que para saciar una necesidad física en ellos. Los órganos sexuales masculinos producen y acumulan esperma, luego de un par de días, el cuerpo siente la necesidad de expulsar esta esperma, para dejar espacio para la nueva.

Así, la masturbación ayuda a que él se mantenga más relajado, para que libere tensiones y además para que, al momento de estar contigo en la cama, se encuentre menos ansioso y apresurado.

La importancia de una masturbación “bien realizada”

La forma en que tu pareja se masturbe, o la forma en que tú lo masturbes, inciden directamente en la sexualidad de ambos. Una masturbación demasiado rápida, puede generar problemas de eyaculación precoz.

Por esto, desde la pubertad, el hombre debe darse el tiempo necesario para descubrir su cuerpo y los tiempos que necesita para masturbarse, de modo de aprender a controlar desde un principio su eyaculación.

Otro aspecto importante a la hora de la masturbación, es la lubricación. La saliva, un gel o crema lubricante, son indispensables para lograr una buena masturbación.

Cómo masturbar a tu pareja

Por muy fácil que pueda verse en las películas porno, la verdad es que este arte no tiene nada de sencillo. Puede resultar aburrido y doloroso para él, y cansador y fatigante pasa ti, si es que no se hace bien. Pero es importante que el masturbar al otro sea algo placentero para ambos, por eso, acá te entregamos algunas técnicas.

Elige un gel lubricante de sensación cálida, de modo que la masturbación se parezca lo más posible a la penetración. La lubricación hará además que el trabajo sea más fácil para ti y también evitas que él pueda irritarse o lastimarse.

Coloca tu mano alrededor del pene de tu pareja. Si aún no está erecto, comienza a mover tu mano alrededor de su pene suavemente, hacia arriba y hacia abajo. Una vez que ya esté en erección, sujétalo bien pero tampoco demasiado. Acarícialo realizando movimientos ascendentes y descendentes, ni muy rápido ni muy lento. La velocidad dependerá también de las preferencias de tu pareja y de lo que a él le dé más placer. En la medida en que su excitación vaya aumentando (lo vas a notar por sus gemidos), el ritmo de tus caricias debe ir aumentando también. Acá tú tienes el poder, si quieres acelerar la eyaculación, agiliza los movimientos de tu mano, y por el contrario, si quieres retardar su eyaculación, relaja y desacelera tus caricias.

Es muy probable que te canses mientras masturbas a tu chico. Acá, una buena opción es realizarle sexo oral, si es que sientes que tu mano está muy fatigada, y luego volver a acariciarlo. Puedes rotar entre tus manos y tu boca varias veces, esto le generará un gran placer a él y te ayudará a ti si es que te cansas.

Una vez alcanzada la eyaculación, cesa la estimulación, pues el pene queda muy sensible y podrías estropear su clímax de placer.

Pronto en Pretenciosas: “La masturbación en la mujer”

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario