Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» Anatomía femenina: conoce tu cuerpo y disfruta del mejor sexo oral

subscribete

Anatomía femenina: conoce tu cuerpo y disfruta del mejor sexo oral

dv2174040 Anatomía femenina: conoce tu cuerpo y disfruta del mejor sexo oral vagina sexo oral sexo pezones perineo pechos Pareja & Sexualidad pareja clitoris ano El sexo oral es uno de los máximos placeres que podemos experimentar dentro del sexo. Pero para hacerlo bien, necesitamos conocer el cuerpo de nuestra pareja. En el siguiente artículo, encontrarás una guía detallada de la anatomía sexual femenina, para que tú y tu pareja descubran en profundidad tu cuerpo y conozcan cómo estimularlo en el sexo oral.

El clítoris

¿Sabías que el clítoris no tiene ninguna función fisiológica en nuestro cuerpo? Está allí únicamente para ocasionar placer, por lo que representa el punto perfecto para la estimulación sexual. Es muy sensible, por lo que eres tú la encargada de mostrarle a tu pareja cómo y con qué intensidad debe mover sus labios y lengua para entregarte placer.

Otro dato interesante del clítoris, es que este posee una raíz que se extiende bastante profundo, llegando hasta el hueso púbico. Es por esto, que su estimulación no necesariamente debe reducirse a la zona externa, sino que también es posible estimularlo profundamente a través de masajes con más presión, los cuales pueden realizarse lamiendo el clítoris en forma circular con la lengua bien tensa.

La vagina

Cuando de sexo oral se trata, la vagina es una zona que no siempre es tomada en cuenta, privilegiando más la estimulación del clítoris. Pero lo cierto es que este lugar es fundamental para alcanzar el clímax durante el sexo oral.

Los labios de tu pareja pueden estimular la apertura de la vagina, mediante absorbentes besos, mientras que la lengua puede alcanzar lugares más profundos de ella. Si se mantiene la lengua tensa, es posible llegar bastante adentro y acariciar sus paredes internas. Sin embargo, la vagina es más sensible en la parte exterior que en el interior, por lo que tu pareja no necesita esforzarse mucho por hacerte alucinar de placer.

Los labios

Los genitales de la mujer tienen labios mayores y labios menores. Los labios mayores corresponden a los que vemos a simple vista y son también en los están los vellos. La función principal de estos labios es proteger esta zona de nuestro cuerpo y, aunque son sensibles a las caricias, esto no es muy trascendental.

Sin embargo, los labios menores, que son los que encontramos debajo de los mayores, tienen un rol fundamental en nuestra sexualidad. Cuando la mujer está excitada, los labios menores aumentan de tamaño, dejando una especie de embudo que lleva directo a la vagina. Este aumento también provoca que los labios queden más sensibles y por ende, su estimulación resulta muy placentera. Para hacerlo, basta con acariciarlos con la lengua o besarlos con los labios y ya está: satisfacción garantizada.

El perineo y el ano

Dos zonas totalmente rezagadas cuando se trata de sexo oral. Algo un tanto difícil de comprender porque ambas entregan un gran placer al ser estimuladas. El perineo corresponde a los dos centímetros app. de piel que se encuentran entre la vagina y el ano. Aunque es una zona menos sensible, de todas maneras vale la pena explorarla, ya que para muchas mujeres resulta muy excitante su estimulación. Lo mismo para el caso del ano, que sí es más sensible. Para estimular estos lugares basta con dar caricias con la lengua, es la forma más fácil y placentera de hacerlo.

Los muslos

La parte interna de los muslos es una zona muy sensible, por lo que puede resultar muy excitante si se estimula adecuadamente. Su cercanía con la zona genital hace que el besar y acariciar este lugar sea muy sexy, ya que representa algo así como una antelación o preparación para lo que se viene luego.

Por esto, es ideal comenzar una sesión de sexo oral con besos muy sutiles y delicados en la cara interna de los muslos, partiendo por encima de las rodillas para ir aproximándose lentamente hacia los genitales.

Los pechos

Siempre olvidados cuando hablamos de sexo oral. Pero lo cierto es que los pechos también representan una parte importante de esta práctica sexual.

Una buena estimulación oral de los pechos debe incluir los labios, la lengua y los dientes. Lo ideal es comenzar besando suavemente los pezones, al mismo tiempo que se introduce en el juego la lengua. Luego, cuando la excitación ya se ha apoderado de nosotras, tu pareja puede juguetear dando suaves mordeduras a tu pezones, claro que la intensidad siempre depende de los gustos de cada mujer.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario