Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» Ejercicios para hacer en la oficina

subscribete

Ejercicios para hacer en la oficina

ejercicios oficina Ejercicios para hacer en la oficina salud mujer salud femenina Salud & Bienestar mujer ejercicios oficina ejercicios dietas mujer dietas dieta alimentos prohibidos Descubre a continuación cómo ejercitarte durante la jornada laboral y así mantenerte saludable todo el tiempo.

Ya te hemos hablado de las consecuencias que tiene llevar una vida muy sedentaria, como por ejemplo el aumento de peso y síntomas asociados a estrés. Por eso, es fundamental que te mantengas activa, pero en Pretenciosas sabemos que el ajetreo de la vida diaria te deja poco tiempo para ello. Por lo mismo, en el siguiente artículo te dejamos algunas formas muy simples para que te muevas un poco en tu propia oficina. Toma nota.

Para aliviar el cuello. El cuello es una de las zonas más afectadas por el sedentarismo y por la postura corporal durante el trabajo. Ahí acumulamos tensiones que se traducen en dolores e incomodidad. Para aliviar la zona del cuello, siéntate con la espalda recta, deja caer los brazos a los costados y gira la cabeza lentamente de forma circular, primero hacia un lado y luego hacia el otro. Hazlo durante 2 minutos una vez en la mañana y otra en la tarde.

Para descontracturar el cuerpo. Pasar largas horas sentados frente al computador provoca dolores musculares y atrofia las articulaciones. Para evitar estos problemas, siéntate derecha y gira los hombros hacia delante y hacia atrás durante un minuto. Luego entrelaza tus manos y estira los brazos hacia el frente y luego hacia arriba, por sobre tu cabeza. Luego, de pie, gira tu tronco suavemente, sin que se muevan tus piernas.

Para favorecer la circulación en piernas. El estar sentadas todo el día hace que la sangre se acumule en las extremidades inferiores y que por lo mismo nuestra circulación no sea óptima. Esto puede traducirse en la aparición de várices, celulitis, hinchazón, etc. Para evitarlo, puedes hacer algunos simples ejercicios para favorecer la circulación sanguínea. Ponte de pie, levanta un pie levemente y haz girar el tobillo de forma circular, con movimientos amplios, primero hacia fuera y después hacia adentro. Repite lo mismo con el otro pie.

Camina siempre que puedas. Durante la jornada laboral no gastamos casi nada de calorías, lo que puede significar un aumento paulatino de peso. Por eso, aprovecha todas las oportunidades que tengas para caminar, ve a buscar un vaso de agua, camina para hablar con tu compañero de trabajo en lugar de llamarlo por el teléfono interno, camina durante tu hora de colación, sube a tu oficina por las escaleras…, son muchas las posibilidades que tienes para mover un poco tu cuerpo.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario