Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Dietas milagrosas

dietas milagrosas Dietas milagrosas salud femenina Salud & Bienestar productos adelgazamiento pelota ejericio musculos mujer salud elongar elongacion dietas milagrosas dietas dieta deporte actividad fisica Muchas veces hemos escuchado sobre dietas milagrosas para bajar de peso. ¿Existen realmente? ¿Cómo funcionan? En el siguiente artículo te contamos la verdad.

No faltan los programas y regímenes que en poco tiempo prometen resultados increíbles. Pero lo cierto es que en la gran mayoría de estos casos, se trata de dietas poco eficaces, que terminan desilusionándonos al poco tiempo y lo que es peor aún, pueden generar que terminemos ganando más peso al final.

Además, estos programas pueden ser riesgosos para la salud, pues no siempre contemplan todos los nutrientes que necesitamos en nuestra alimentación diaria, lo cual podría hacer que bajen nuestras defensas, que contraigamos enfermedades e incluso que nuestro rendimiento mental se vea afectado.

La mayoría de las dietas autodefinidas como milagrosas, son muy hipocalóricas y desequilibradas, con lo cual suele suceder que se pierde antes la masa muscular que la grasa acumulada. Otros de los problemas comúnmente asociados a estos regímenes, son el aumento del colesterol y los problemas renales.

Con los productos para adelgazar sucede algo parecido, pues la mayoría no tienen efecto alguno sobre la reducción de grasa, sino que tienden a ser laxantes, con lo cual lo único que está logrando es una deshidratación.

Cómo perder peso adecuadamente

Cuando el exceso de peso es importante (se puede saber calculando el IMC), lo primero que se debe hacer es acudir a un profesional, quien realice una evaluación y entregue un plan de adelgazamiento adecuado.

Si en tu caso lo que tienes son algunos kilos de más, lo que debes hacer es concentrarte en la alimentación y moverte un poquito más.

Recuerda que el secreto está en la cantidad y en la distribución de las comidas. Esto quiere decir que es mejor que comas raciones pequeñas de alimento varias veces al día (5 a 6), a que concentres tu alimentación en dos o 3 comidas grandes al día.

Lo ideal es evitar los largos períodos sin comer, ya que esto hará que acumules mucha hambre y que por ende ingieras grandes cantidades de alimento de una vez. En cambio, si comes poquito varias veces al día, tu metabolismo se mantendrá siempre funcionando y quemando calorías incluso en reposo.

El mantenerte activa también es fundamental. Si no tienes tiempo de ejercitarte regularmente, cambia algunos hábitos en tu vida diaria, como reemplazar el ascensor por las escaleras y caminar en lugar de subir al bus o al metro.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario