Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» “No tengo tiempo para hacer deporte”

subscribete

“No tengo tiempo para hacer deporte”

sb10065682i 001 199x300 No tengo tiempo para hacer deporte trabajo tiempo piscina oficina nadar MSN internet hijos gimnasio ejercitarse ejercicios ejercicio deporte chateo chatear celular caminar bicicleta baile almuerzo agenda El responder “no tengo tiempo” ante la pregunta de si hacemos ejercicio es cada vez más habitual. Pero esto no es nada más que una excusa, porque si eres una mujer organizada y moderna, de seguro puedes hacerte el espacio para que el deporte forme parte de tu vida. Acá te damos una ayudita para que la actividad física esté presente durante tu ajetreada semana.

Revisa tu agenda

Si repasas bien toda tu semana te darás cuenta que hay un gran número de horas desocupadas a lo largo de tu día, de las cuales ni siquiera te percatas. Piensa en qué haces durante esas horas, lo que probablemente será: chateo, navego por Internet, hablo por teléfono con mi mamá, veo mi teleserie, etc. Este precioso tiempo puedes emplearlo en ponerte en forma, y para esto no necesitas inscribirte en un gimnasio lleno de otras mujeres que quieren ocupar las mismas máquinas que tú a la misma hora, basta con que hagas caminatas de 45 minutos, saques tu empolvada bicicleta, salgas a trotar, tengas sexo con tu pareja si es que está cerca, etc.

¿En qué momentos puedo hacer ejercicio?

A no ser que entres al trabajo o a clases a las 8 de la mañana y el hecho de levantarte a las 5:30 para ejercitarte sea imposible, puedes despertarte un rato antes de lo habitual y salir a hacer deporte. Creerás que esto es de locos, pero pruébalo y después de unas semanas haciéndolo verás cómo comienzas de forma distinta tu día y la energía que tendrás a lo largo de toda la jornada.

Además, realizar ejercicio en la mañana activa el metabolismo, lo que significa que empiezas a quemar calorías desde que te levantas. También logras regular y controlar tu apetito; tus ritmos y funciones biológicas se equilibran y comienzas el día con más ganas.

Durante el resto del día también puedes mantenerte activa y esto es más fácil de lo que te imaginas. Por ejemplo, trata de ocupar el auto o la micro lo menos posible, si estás cerca aprovecha de caminar y por ningún motivo ocupes los ascensores, prefiere siempre subir por las escaleras. ¿Sabías que en 10 minutos de escaleras puedes quemar alrededor de 100 calorías?

Si trabajas sentada todo el día, no te comuniques por MSN con tus colegas, levántate de esa silla y ve a sus box. De la misma forma, cada vez que puedas anda a buscar un vaso de agua, o párate y elonga tu espalda, cuello, brazos y piernas, y camina por la oficina mientras que hables por celular.

Si es que has tomado un buen desayuno, puedes comer algo ligero a medio día y ocupar tu hora de almuerzo en ejercitarte, ya sea en el gimnasio, caminando o en una piscina. Luego del ejercicio come algo suave como un sándwich de atún o una ensalada. Verás cómo tienes más energía para lo que queda de tu día y no pasas la tarde muerta de sueño por causa del tremendo almuerzo que te comiste.

Y para el fin de semana no hay pero que valga, puedes aprovechar el día con tus hijos en un paseo a pie o en bici y tienes el tiempo para ir al gimnasio, a la piscina, a clases de baile, etc.

Por último, si es que has pasado un día terrible y no quieres saber nada de deportes, toma tus cosas y parte al mall a recorrer todas las tiendas probándote todo lo que te guste en cada una de ellas. Estarás haciendo algo que sin duda te gusta y te relaja y al mismo tiempo sin siquiera percatarte estarás activando tu cuerpo.

Y un dato freak, para las obsesivas por la limpieza, un aseo generalizado de la casa también quema muchas calorías!

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario