Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» Segunda oportunidad: cómo no cometer los mismos errores

subscribete

Segunda oportunidad: cómo no cometer los mismos errores

1 Comentario

sb10065609o 002 199x300 Segunda oportunidad: cómo no cometer los mismos errores terapia separación quiebre psicoterapia psicologo Psicología psicóloga pareja mujer matrimonio duelo divorcio anulacion amor Muchas parejas no logran sobrellevar sus diferencias y terminan rompiendo. Darse otra oportunidad y comenzar una relación afectiva con alguien nuevo no siempre es fácil. Para esto, lo principal es descubrir qué falló previamente, para así no cometer los mismos errores en el nuevo vínculo. En el siguiente artículo encontrarás ayuda y consejos sobre este tema.

Luego de una ruptura matrimonial, somos portadores de una historia afectiva que nos marca. Atreverse a amar nuevamente y a entablar otra relación seria, implica enfrentarse con esta historia y con los temores propios de dicho quiebre amoroso.

Primero que todo, la ruptura previa requiere un duelo, de manera que se pueda aceptar y comprender que se ha terminado y así, que esa persona deje de ocupar el lugar que tenía.

El deseo que nos conduce a buscar una nueva experiencia matrimonial, es el de reparar nuestra historia previa, pero esto está rodeado de miedos. Los principales temores a la hora de emprender una nueva relación, tienen que ver con repetir los errores del pasado, es decir, con volver a fracasar, y con todo el juicio social y personal que esto implica. Asimismo, muchas veces se teme que la nueva persona nos juzgue por haber tenido una relación anterior que no dio resultado. Pero de cualquier modo, tener temor ante un segundo matrimonio es normal.

Es importante entender, que los errores y los fracasos son parte de la vida humana, y que se es más grande y más valiente cuando se es capaz de asumir y reconocer un fracaso, que en este caso sería el separarse, que vivir eternamente en una relación que no nos hace feliz. Esto corre tanto para quien se está dando otra oportunidad, como para la nueva pareja.

También se debe comprender, que muchas veces las rupturas se producen porque uno de los dos busca escapar de una biografía emocional conflictiva, es decir, de una historia familiar o de su niñez, que no le está permitiendo ser feliz actualmente en pareja o crear una familia propia. Esto puede estar relacionado con trancas respecto de la relación de nuestros propios padres, o bien, de la relación de estos con nosotros como hijos. Por esto, tras una separación es importante preguntarnos qué nos pasó en la relación, qué fue realmente lo que no pudimos tolerar, de modo de indagar en la participación que nosotros mismos tuvimos en la ruptura. La aclaración de esto nos permite aceptar el fracaso y nos abre la posibilidad de cambiar.

Para elaborar y superar el quiebre, también es fundamental dejar de culpar al otro, pues mientras nos concentramos en todas las cosas que no tolerábamos de esa persona, estamos evitando preguntarnos por qué elegimos a una pareja con tales características. En este sentido, es importante considerar que los defectos del otro, muchas veces pueden tapar los nuestros, por lo que, al momento de tomar la decisión de con quién estar, puede ser más fácil inclinarnos por alguien cuyos defectos impedirán que aparezcan los nuestros, por lo que finalmente, pudimos haber, inconcientemente, elegido estar con alguien con quien realmente no nos llevábamos.

Por eso, es fundamental salirnos del papel de víctima, y reconocer el papel activo que tuvimos en la ruptura, así como también, qué nos llevó a esa elección de pareja, preguntándonos por ejemplo, qué queríamos mostrar, o bien, qué no queríamos mostrar.

Por último, cuando nos damos el permiso de sentir todo lo que un quiebre amoroso promueve (rabia, dolor, desamparo, vergüenza, etc.) y removemos en nuestro pasado para entender lo ocurrido, estamos preparando el camino para despedirnos de nuestra antigua pareja y para volver a tener una relación amorosa. Cuando el resentimiento y la rabia desaparecen, aparece la energía para volver a amar.

Si hemos elaborado el fracaso sufrido, será este mismo fracaso el que nos ayude a conseguir una relación amorosa gratificante, basada en el respeto y la comprensión, y no en el reproche y la insatisfacción.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

1 Comment for this post

wilber meza  Says:

kisiera recibir todos los dias ayuda psicologica o terapias de como poder emfrentar una separacion amorosa.

 

Deja tu comentario