Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Las fobias

2 Comentarios

araña1 Las fobias zoofobia terapias psicologicas tecnicas relajacion superacion fobias psicologo Psicología hipnosis fobias claustrofobia aracnofobia agorafobia Las fobias son un problema mucho más común de lo que pensamos. Quienes padecen algún tipo de fobia, saben lo difícil que puede ser vivir con una fobia a cuestas. A continuación te presentamos todo sobre esta patología, sobre los miedos más comunes y sobre cómo emprender el camino a superarlos.

Una de cada veinte personas padece algún tipo de fobia. Las mujeres las padecen con más frecuencia que los hombres.

La fobia es una ansiedad patológica y se traduce por el miedo desmesurado a un objeto o una situación en particular. Este temor no está justificado, es irracional y conlleva una reacción muy exagerada. Las personas que padecen una fobia, aun sabiendo que su conducta es irracional, no consiguen controlarse ni evitar aterrorizarse.

Las fobias aparecen normalmente en la pubertad, estando presentes durante toda la adolescencia. La mayoría de las veces la fobia se va disipando con el pasar de los años, permaneciendo sólo un miedo al elemento, o incluso en algunos casos desapareciendo por completo. No obstante, en algunas personas la fobia no se apacigua nunca.

Para evitar la angustia que genera la fobia, las personas desarrollan comportamientos contrafóbicos:

  • Evitan el objeto o situación que produce la fobia. La persona tratará a toda costa de evitar los lugares y situaciones, los cuales tiene totalmente identificados, en los que sabe que podría encontrarse con los elementos aterradores.
  • Buscan la compañía de otras personas que les permitan, con su presencia, afrontar la situación con menos angustia. Cuando el sujeto fóbico se enfrenta a su miedo en compañía de otra persona, el temor disminuye considerablemente.
  • Adoptan conductas de huída hacia delante, es decir, se enfrentan deliberadamente a la fuente de la fobia como en una actitud de desafío. Por ejemplo, asomarse reiteradamente desde un veinteavo piso si es que se tiene fobia al vacío.

Las fobias más comunes

Las fobias hacia los animales, zoofobia, es una de las más extendidas, sobre todo entre el sexo femenino. Todos los animales están implicados, sin embargo, el terror a las arañas (aracnofobia), a las serpientes (ofidiofobia) y a los pájaros (ornitofobia), son las zoofobias más comunes. La mayoría de las veces no es el animal en sí mismo el que desencadena el miedo, sino que sus características: cuerpo peludo, movimiento veloz, sonidos, etc.

Además existen las fobias sociales, sociofobias, que son el temor a enfrentarse a determinadas situaciones que implican un contacto con otras personas. Aquí el sujeto teme especialmente el ser valorado negativamente por los demás. Este tipo de fobia es particularmente común entre los adolescentes.

También es bastante común la claustrofobia, es decir, el temor a los espacios cerrados. Acá la persona tratará de evitar los ascensores, el metro, los túneles, las habitaciones pequeñas, e incluso, equipos de diagnóstico médico como el escáner.

La agorafobia es lo contrario a la claustrofobia. Aquí las personas temen a los espacios abiertos. Los agorafóbicos suelen refugiarse en su hogar y rara vez salen, ya que en esas ocasiones experimentan gran ansiedad.

El terror a volar, la aerofobia, es otra fobia muy común. El sujeto tiene miedo a viajar en avión, lo cual puede generarle una gran angustia, incluso meses antes de tener que abordar el vuelo.

Otra fobia común es el miedo a las alturas, la acrofobia. En este caso las personas presentan vértigo y ansiedad cuando se encuentran en lugares elevados, por ejemplo en el balcón de un edificio o en un mirador.

Cómo superar las fobias

Muchas fobias son fáciles de sobrellevar, ya que la persona puede simplemente evitar el objeto y con ello librarse de la ansiedad, por ejemplo, alguien que vive en la ciudad y tiene fobia a las serpientes no tendrá problemas, sólo tendrá que evitarlas en el zoológico.

Pero cuando la fobia pasa a afectar y entorpecer la vida del individuo, como podría ser el caso de una agorafobia (temor a los espacios abiertos) se hace necesario intervenir y buscar ayuda para remediarla.

Existen terapias psicológicas que pueden atacar la fobia eficazmente. Una de ellas es la terapia cognitivo-conductual, a través de la cual se busca cambiar ciertos pensamientos irracionales que mantiene el individuo, los cuales lo están llevando a presentar ese temor, por otros más funcionales y prácticos.

La técnica de exposición es otra forma de curar una fobia. Aquí el sujeto debe enfrentarse reiteradamente al elemento que produce la fobia, hasta que deje de provocar temor.

Otros métodos alternativos, como la relajación o la hipnosis, también pueden tener resultados positivos.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

2 Comments for this post

adi_cm150@hotmail.com  Says:

a mi no me gusta el enciero, los sapos y las viboras….

 

estefania vargas  Says:

me podrian decir quien ha publicado esta informacion??? estoy haciendo una tesis sobre la zoofobia y necesito poner un autor… te estaria muy agradecida :)

 

Deja tu comentario