Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

La filosofía slow

filosofia slow La filosofía slow slow live slow food salud mujer salud femenina Salud & Bienestar mujer movimiento slow filosofia slow estrés dietas mujer dietas dieta depresión En el mundo acelerado de hoy estamos acostumbrados a tener que correr y ser más rápidos que los demás para conseguir lo que queremos, pero ¿qué pasa si nos tomamos la vida más slow?

Hoy en día, resulta cada vez más inusual ver a una persona caminando por la calle de forma lenta y mirando a su alrededor, ver a nuestros compañeros de oficina calmados disfrutando de un café, ver pasear a alguien con el carrito por el supermercado lentamente pensando en lo que necesita llevar, ver a las personas sentadas relajadamente mientras almuerzan o ver que un conductor no toca la bocina al de adelante para poder avanzar más rápido en el tráfico.

En fin, estamos acostumbrados a ir corriendo por la vida, a tener que llegar antes y más rápido que el resto a cualquier lugar y a tener que alcanzar nuestros objetivos y cumplir con lo que los demás esperan que logremos en menos tiempo.

Pero, ¿en qué se traduce todo esto? Es difícil que una persona que lleva este ritmo de vida y que tiene esas presiones no termine con estrés, deprimido y muchas veces frustrado.

A partir de esto, es que hay quienes se han inclinado por la filosofía slow, la cual tiene como principio básico llevar una vida más calmada, dejar de hacer todo lo más rápido posible y olvidarse de aquella agobiadora frase “el tiempo es oro”.

Y esto no quiere decir que comencemos a descartar las tareas y responsabilidades que tenemos durante el día, sino que se trata de proponernos hacer sólo lo que somos capaces de cumplir, de entender que hacer varias cosas a la vez es no hacer ninguna bien, de poder tolerar que no podremos hacernos cargo de todo ni dar solución a todo, de permitirnos dedicar un rato a escuchar una canción, a disfrutar del café en lugar de tragarlo, a levantarse más tarde el fin de semana, a no tener que llegar primero.

Así, la filosofía slow es un cambio de actitud, no un cambio en nuestra agenda, es el darse cuenta de que la vida es aquello que se nos pasa mientras estamos ocupados de vivir.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario