Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
pretenciosas

» Conflictos de pareja: más común de lo que imaginamos.

subscribete

Conflictos de pareja: más común de lo que imaginamos.

200333322 001 225x300 Conflictos de pareja: más común de lo que imaginamos. terapia familiar terapia de parejas terapia terapeuta separación psicologo problemas peleas pareja matrimonio hijos divorcio discusiones ciclo vital ciclo de vida No existe ninguna pareja que en algún momento de sus vidas no atraviese por una crisis que pueda poner en riesgo su relación. Esto es un proceso natural dentro de toda pareja y no tiene por qué ser mal visto o como algo que hay que ocultar. Al contrario, el enfrentar este problema en conjunto lleva en la mayoría de los casos a que la pareja salga adelante.

El mayor problema surge cuando ninguno de los dos son capaces de manejar la situación y buscar algún tipo de ayuda, terminando así muchas veces en la violencia y la separación.

Es importante saber que una pareja atraviesa por diferentes momentos a lo largo del ciclo vital que suponen cambios y desafíos naturales en nuestras vidas. En este sentido, encontramos que en una pareja joven, es muy probable que los problemas de convivencia típicos sean los causantes de la mayoría de las peleas. Más tarde, con la llegada del primer hijo llegan también otros conflictos que la pareja debe enfrentar, como lo son la alteración de la privacidad e intimidad que sufren repentinamente los nuevos padres, además de los celos que puede provocar el bebé dentro de la pareja. La crianza de los hijos también supone una dificultad, pues muchas veces no se está de acuerdo con el otro en cómo debe educarse a un hijo.

La etapa del nido vacío, llamada así por referirse al momento en que los hijos se van de la casa y los padres quedan solos nuevamente, también puede acarrear problemas, pues muchas veces sucede que los padres se han dedicado completamente a sus hijos y se han descuidado a ellos dos como pareja. De esta forma, cuando los hijos se van, los padres se reencuentran como dos extraños, quienes luego de 25 años ya no tienen nada en común.

Todas estas dificultades son naturales dentro del ciclo de vida de una pareja, pero muchas veces no se sabe cómo enfrentarlas y como salir de las llamadas “crisis”.

Lo cierto es que la terapia de parejas puede ayudar enormemente, tanto a superar estas etapas, como a prevenir crisis mayores. Normalmente somos nosotras las mujeres quienes somos capaces de reconocer el estado en que se encuentra nuestra relación y no tenemos problema en pedir ayuda profesional. De esta forma, si es muy complicado acarrear a tu pareja a la consulta de un psicólogo, una buena técnica es que comiences yendo tú sola, y con los días le vayas comentando a ese terco lo bien que te ha hecho la terapia y que sería una buena idea que te acompañara. De seguro que de puro curioso accede a ir.

Lo bueno de asistir donde un profesional, como un psicólogo de parejas o un terapeuta familiar, es que este tiene la capacidad de mirar la situación desde afuera y de forma objetiva, mientras que la pareja, dentro de su dificultad para comunicarse y sus problemas para entenderse, no puede abstraerse y analizar qué es lo que realmente está ocasionando los conflictos.

En una terapia de pareja, se evalúa el estado actual de la relación, así como la evolución del problema, tomando en cuenta los posibles cauces que pudieran estar influyendo negativamente. En este proceso, siempre se tiene en cuenta la opinión de ambos miembros.

74583138 300x200 Conflictos de pareja: más común de lo que imaginamos. terapia familiar terapia de parejas terapia terapeuta separación psicologo problemas peleas pareja matrimonio hijos divorcio discusiones ciclo vital ciclo de vida Indicadores de una posible crisis

Cuando en una relación algo no anda bien, hay señales que deben interpretarse como signos de alerta a los que hay que ponerles atención. Por ejemplo, si llevan mucho tiempo sin tener relaciones sexuales (más de un mes), o si hace meses que no salen a comer o a bailar, o simplemente han dejado de hacer las actividades que solían realizar juntos. Acá la pareja debe reflexionar en torno a por qué está sucediendo esto, qué se los impide, si son factores externos a la pareja, como los hijos o el trabajo, o bien si viene de algún desgano o desinterés de alguno de los dos.

En una pareja, es muy importante que ambas partes sean capaces de hacer acuerdos y ceder sin que esto signifique una humillación para ninguno de ellos. Las negociaciones suelen ser muy salvadoras al momento de solucionar un problema que se arrastra hace tiempo. Esto quiere decir que cada parte se compromete a cambiar o adaptar algo que al otro le molesta, a cambio de que este también se comprometa a evitar aquello que tanto fastidia al otro. Esto debe ir unido además a la capacidad de perdonar que ambos deben tener dentro de la relación.

Así, la terapia de pareja puede ayudar a que ambas partes encuentren la forma de poder evitar conflictos y además que aprendan a abordar situaciones problemáticas de mejor manera. El punto está en no tener miedo a comunicarlo y contar que tienen problemas, pues ninguna pareja está libre de dificultades, y el cómo salir de ellas está nada más que en el interés que ambos pongan en ello.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario