Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Combate el estrés

sb10070046ar 003 199x300 Combate el estrés vida sana stress Psicología Pareja & Sexualidad mujer estresada hacer el amor estres de trabajo estrés consejos alimentacions saludable El estrés en nuestros días es casi una epidemia. Además de generarnos mal ánimo y desgano, el estrés pude producir consecuencias muy negativas en nuestro organismo, afectando nuestra salud y nuestras relaciones con los demás y con el entorno. Acá te presentamos algunas técnicas para combatir el estrés y para aprender a evitarlo.

El secreto es muy simple, reemplaza tus hábitos nocivos por otros más saludables, pues un cuerpo sano se traduce en una mente sana.

Duerme lo suficiente

Tu cuerpo te indica las señales de cuando está cansado y necesita dormir. Debes respetar las horas de sueño que tu cuerpo necesita y entregárselas. No luches por quedarte hasta el final de la fiesta, o por ver el final de la película, o por terminar ese trabajo si es que tu cuerpo y mente no dan más. Sólo ríndete a tu almohada.

Has deporte

Realizar cualquier tipo de actividad física te ayudará a eliminar las tensiones que provocan el estrés. La natación, el jogging, el aeróbic, el baile, etc., no sólo contribuyen a que esté en forma y te mantengas saludable, sino que también te libera de angustias, preocupaciones y ansiedades que a la larga desencadenan patologías más serias. Por esto, trata de realizar algún deporte que te guste al menos tres veces por semana.

Aliméntate en forma saludable

La alimentación se puede ver afectada por el estrés de dos formas. El estrés puede generarte ansiedades incontrolables por comer o bien, puede reducir tu apetito al nivel de no querer ingerir nada. Debes procurar que tu alimentación sea saludable independiente de tu ritmo de vida. No comas mientras estás trabajando, ya que asociarás la comida con preocupaciones y obligaciones. Date el tiempo necesario para comer y en un lugar que te agrade y donde estés tranquila. Intenta respetar los mismos horarios de comida todos los días.

Organízate

Planifica tus quehaceres de la semana con tiempo, no dejes las cosas para última hora y prioriza según el orden de urgencias. No intentes abarcar todo de una vez, las cosas que pueden esperar déjalas para cuando estés más desocupada y libre. Ármate un horario de trabajo y respétalo, en el sentido de comenzar a la hora planeada y también terminar a la hora planeada. Así, cuando termines de trabajar, desconéctate realmente en cuerpo y mente y disfruta de tu casa, de tu familia o amigos.

Cuidado con los vicios

Si sueles fumar y beber café, estos hábitos pueden verse incrementados si tienes estrés. Pero el problema es que su incremento genera el efecto contrario que creemos y por el cual los consumimos. El fumar y beber café en exceso sólo nos produce más angustia y aumenta la tensión, por lo que si puedes intenta dejarlos o disminuirlos.

Aprende a decir no

Debes entender que no necesitas hacerte cargo de todo y que no siempre la única forma de que las cosas salgan bien es si las haces tú. Delega y apóyate en quienes tienes a tu lado, al mismo tiempo que no te comprometas con obligaciones y deberes que no te corresponden y que te traerán más preocupaciones.

Has el amor

Está científicamente comprobado, hacer el amor relaja, descontractura, libera tensiones y angustias y te hace más feliz. Date más tiempo con tu pareja y guarda energía para tu vida íntima y para reencontrarte con esas noches apasionadas.

Mímate

Aunque no tengas el dinero para que ir al spa sea un hábito, de todas formas intenta entregarte algunos gustitos y mimarte con lo que más te gusta. Tómate una tarde libre y visita a tu peluquero, relájate con un masaje, date un baño de tina o hazte una limpieza facial. O bien, ve con una amiga a tomarte un trago, al cine, o a bailar. Cualquier momento dedicado a ti te hará bien y te ayudará a sentirte con mejor ánimo y más feliz.

Considera un apoyo profesional

No es necesario tener depresión o estar loco para acudir a un psicólogo. Si realmente te sientes sobrepasada, no dudes en consultar con un profesional, quien te podrá guiar y entregar salidas y luces que en momentos tan nebulosos no logras encontrar.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario