Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Todo sobre las grasas

grasas Todo sobre las grasas regimen grasas trans grasas saturadas grasas polisaturadas grasas monosaturadas grasas hidrogenadas grasas dietas comida rapida comida chatarra Cocina saludable cocina bolleria alimentacion sana Esas desconsideradas que nos hacen tener que privarnos de tantas cosas ricas, además de tener que pasar horas en el gimnasio. Las grasas son un problema en la vida de prácticamente todas las mujeres. En el siguiente artículo te presentamos todo lo que debes saber sobre las grasas.

Las hay de distintos tipos y en su mayoría, perjudiciales para la salud. Aunque de todos modos, las grasas son en parte necesarias en la dieta y todos debemos incluir una dosis adecuada de grasas al día.

Tres tipos de grasas en nuestra alimentación

Nuestro cuerpo necesita tres tipos de grasas para mantenerse en buen funcionamiento: las saturadas, las mono-saturadas y las polisaturadas.

Las grasas saturadas. Las encontramos de forma natural en los alimentos de origen animal como las carnes rojas, la piel del pollo, los quesos curados, la mantequilla, la yema del huevo y los embutidos. También están en algunos alimentos de origen vegetal, como la pasta de cacao y los aceites de coco y de palma. A temperatura ambiente estas grasas son sólidas. Las grasas saturadas deben consumirse de forma muy moderada, de lo contrario se producirá un aumento del colesterol en la sangre.

Las grasas mono-saturadas. Estas grasas son de origen vegetal y a temperatura ambiente normalmente sonlíquidas. Son consideradas buenas para la salud, en la medida en que aumentan el colesterol bueno y disminuyen el malo. Las encontramos en el aceite de oliva, de girasol, de pepita de uva, en el aguacate, etc.

Las grasas poli-saturadas. También son conocidas como grasas buenas. Al igual que las anteriores, ayudan a controlar el colesterol negativo, pero estas son aún más efectivas. También son de origen vegetal y líquidas a temperatura ambiente. Las encontramos en el aceite de maíz, en el aceite de pescado, en el aceite de linaza y en las almendras por ejemplo.

Las grasas trans

Las grasas hidrogenadas, o también conocidas como grasas trans, son por excelencia las más negativas. Se obtienen inyectando moléculas de hidrógeno en aceites vegetales, lo que hace que se conviertan en sólidos en lugar de líquidos a temperatura ambiente. Tras este proceso, dan consistencia y alargan la fecha de caducidad de los alimentos.

Las grasas trans las encontramos infaltablemente en la comida rápida, en los platos precocidos, en la bollería, las patatas fritas, palomitas de maíz, etc., aunque en el último tiempo han comenzado a eliminarse de todas las preparaciones debido a su prejudicial efecto en nuestra salud.

En los últimos años, se ha descubierto que las grasas hidrogenadas se acumulan en las paredes de las arterias y obstruyen la circulación sanguínea. Las grasas trans, al ser una variante físico-química de las grasas vegetales, tienen un efecto similar al de las grasas saturadas, elevando el colesterol malo en la sangre.

Nuestro organismo, al metabolizar las grasas trans, las procesa como saturadas, a pesar de que su origen sea vegetal y no saturada, con lo cual aumentan los niveles de colesterol y los triglicéridos.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario