Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Todo sobre la sal

1 Comentario

sal Todo sobre la sal tips cocina sal yodada sal refinada sal gruesa sal fina sal dietas dieta Cocina saludable cocina dietetica cocina baja en grasas cocina calorías alimentos refinados Mucho se dice sobre la sal, algunos la atacan mientras que otros la defienden. Descubre en el siguiente artículo todo lo que tienes que saber sobre la sal.

Qué es la sal

La sal está compuesta principalmente por cloruro de sodio. La sal representa el condimento más utilizado en las cocinas de todo el mundo, empleado mayoritariamente para sazonar platos, pero también para cocinar y preservar ciertos alimentos.

El color natural de la sal es el gris, y mientras más se blanquea más pierde su sabor, elementos y beneficios.

La sal se obtiene de dos modos:

Sal marina: se obtiene de la evaporación de las salinas de agua salada.

Sal fósil: se obtiene de la extracción de las minas de sal, en donde se encuentra en forma de roca o cristalizada.

La sal en la cocina

Lo cierto es que hoy en día le añadimos sal a prácticamente todo lo que cocinamos. La diferencia está en la cantidad de sal que ponemos a las distintas comidas. Normalmente, los pescados y carnes en general son condimentados con más sal que otros alimentos como las verduras o masas.

Pero incluso, muchas veces se añade sal también a las recetas dulces, como pasteles, galletas, tortas, etc. Esto, debido a que la sal es un potenciador del sabor, que estimula las papilas gustativas, permitiendo de esta forma un mayor deguste de las comidas en el paladar.

Tipos de sal

Sal fina. También conocida como sal de mesa, es la más utilizada. Esta sal ha pasado por un proceso de refinado, gracias al cual se obtiene esa sal delgada y liviana. El consumo de esta sal, como el de todos los alimentos refinados, debe ser muy moderado.

Sal gruesa. Esta sal es popularmente conocida también como sal para asados o barbacoas. Es una sal más entera y natural, no molida y refinada como la sal fina. Es más saludable por lo que se recomienda reemplazar la sal de mesa por sal gruesa. Una buena idea es comprar un moledor de sal, similar a los que utilizamos para moler la pimienta en granos, y de esta forma poder utilizarla en la mesa para sazonar las ensaladas y todas nuestras preparaciones.

Sal yodada. La sal yodada es sal refinada a la que se le ha añadido yodo de forma artificial, con el fin de cubrir las carencias de yodo en algunas dietas. El déficit de yodo puede generar múltiples problemas, entre ellos el hipotiroidismo o el cretinismo en un bebé en gestación. El consumo de sal yodada cubre las necesidades de yodo en las personas que no pueden obtener este mineral a través de la dieta.

Flor de sal. Esta sal menos conocida, es una sal marina que se obtiene de cristales que se forman en las capas superiores de las salinas. Los cristales más húmedos son los de mejor calidad.

La sal y la salud

Seguro que has escuchado que la sal es mala para la salud, pero esto es un mito. Claro está, la sal en exceso sí es mala, como cualquier alimento que consumamos de forma exagerada. Pero resulta que la sal es un alimento básico para nuestro organismo. Es el principal proveedor de oligoelementos y minerales, proporcionando al cuerpo el cloro y sodio necesarios para el equilibrio hídrico y la actividad muscular y nerviosa de nuestro organismo.

El consumo excesivo de sal puede provocar retención de líquidos y problemas de presión arterial.

Prefiere siempre una sal en el estado más puro posible, es decir, con nulos o muy bajos procesos de refinado.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

1 Comment for this post

geraldine  Says:

esta mui bn este comentario complemento lo que estaba necesitando………….
muchas pero muchas gracaiss x su ayuda

 

Deja tu comentario