Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

Finger food

finger food Finger food verduras tortilla tips cocina restos recetas light recetas quiche finger food Cocina saludable cocina dietetica cocina Si es que todavía no has escuchado sobre el finger food, una de las últimas tendencias en gastronomía, en el siguiente artículo te presentamos todo lo que debes saber sobre esta nueva y entretenida forma de comer.

Finger food, significa “comida que se come con los dedos”. Pero la filosofía del finger food va mucho más allá. Es el arte de combinar lo chic y lo informal, lo gourmet y lo práctico, lo delicado y lo divertido. El finger food es la vuelta al verdadero contacto con la comida, pero ahora con un toque súper vanguardista.

Para probar el finger food lo primero que debes hacer es, naturalmente, guardar los cubiertos, y segundo, abrirte al estilo buffet. La clave del finger food es los delicados bocadillos dulces, salados o agridulces, que se combinan de infinitas maneras.

En el finger food se presentan los ingredientes de un plato de modo que todos los sabores se concentren en un solo bocado. La idea es que este pueda ser fácilmente tomado con los dedos y llevado a la boca, sin mayores complicaciones.

Un ejemplo de bocadillo súper sencillo, es cocer unas papas y partirlas en la mitad de forma horizontal, para luego montarle encima a cada mitad un sofrito de cebolla y tocino, con una rodaja de queso arriba, las horneas unos minutos para que se funda el queso y listo, una receta típica se convierte en un bocado divertido y vanguardista.

Y así puedes crear increíbles recetas. Otra buena idea es hacer una tortilla, tartaleta o quiche de arroz, de zanahorias, de espinacas o de lo que prefieras, y en lugar de cortarla en los clásicos triángulos, la cortas en cuadritos individuales y le añades encima un rollito de Carpaccio de salmón, una lonja de jamón y queso parmesano, atún, o simplemente lo que tengas en casa.

La gracia de este formato en miniatura es que ganas en diferentes sentidos. En primer lugar, ahorras tiempo y energía, ya que la cocción es mucho más corta que si preparas un asado al horno o un guisado, etc. En segundo lugar, con estos bocadillos puedes preparar platos súper saludables, bajos en calorías y ricos en verduras, sin que sean aburridos y desabridos en el paladar. A los niños les encantará esta divertida forma de comer y ni siquiera se darán cuenta de que se están engullendo las espinacas que tanto odian.

Lo único que siempre debes recordar es que en el finger food lo importante es la diversidad te texturas, sabores y presentaciones. Eso sí, ten cuidado con la mezcla excesiva de sabores. Para evitar combinaciones poco agraciadas, limítate a dos o tres ingredientes por bocado.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario