Compartenos en:

Compartenos en Facebook Compartenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
subscribete

El Slunch

el slunch El Slunch smoothies slunch quiche pizza muffins merienda frutas cena brunch brochetas bocadillos almuerzo Primero te presentamos el brunch, unión entre desayuno y almuerzo. Ahora te introducimos el slunch, una sofisticada forma de comer entre la merienda y la cena. Descúbrelo a continuación.

El slunch es una combinación de las palabras inglesas “supper” y “lunch”, y es una forma práctica y entretenida de comer al final de la tarde., compartiendo con amigos o familiares. El slunch se podría definir como algo más elaborado que una merienda, pero menos producido y ceremonioso que una cena.

Cómo y cuándo hacer un slunch

El slunch está pensado desde las 5 de la tarde en adelante. El objetivo de esta merienda-cena es compartir un momento agradable y tranquilo entorno a alimentos dulces o salados o ambos y además, juntar dos comidas en una.

La idea del slunch es que sea tranquilo y relajado, no pongas cubiertos, ni platos ni grandes fuentes, el slunch está orientado a las miniaturas y los tentempiés de todo tipo.

Se coloca todo sobre la mesa y cada uno se sirve y come lo que se le antoja y en el orden que se le antoja. Esto le da el toque desenfadado al slunch. Combínalo con una música agradable en un ambiente acogedor para sentarse, como el living, con cómodos cojines y sillones.

Una de las particularidades del slunch, es que a diferencia del común de las comidas, aquí se parte por lo dulce para terminar con lo salado, como una forma de seguir con el orden de merienda y cena.

Los dulces

La idea es empezar con pequeños bocados dulces, como por ejemplo unas mini tartaletas, unos muffins y galletas surtidas.

Para aportar un toque más fresco, introduce ensaladas o brochetas de fruta, que se puedan acompañar con queso fresco de untar o mermeladas cítricas.

Lo salado

Con respecto a lo salado, en el slunch no entran las papas fritas, el maní o la típica bollería salada. Apuesta por pequeños bocados al estilo finger-food, es decir, que se come con las manos, aprovecha que es divertido y está de moda.

Una opción es presentar verduras cortadas en bastoncitos para untarlas en salsas preparadas en base a yogurt, ciboullette, guacamole, pimientos, queso fresco, atún, aceite de oliva, etc. También puedes preparar mini-quiches, pizetas y montaditos al estilo tapas.

Acompaña esto con distintos tipos de panes, de nueces, aceitunas, cereales, etc.

Para beber

La idea es poder ofrecer bebidas para acompañar los bocadillos dulces y salados.

El secreto está en acompañar las bebidas calientes con los platos dulces y las bebidas frías con los salados.

En cuanto a las bebidas calientes, opta por el café, el té, acompañados de leche o crema y las infusiones. El chocolate caliente también es una excelente idea, sobre todo si lo combinas con malvaviscos, canela, vainilla y otros elementos al más puro estilo Starbucks.

Para lo salado lo mejor es apostar por los batidos y smoothies naturales. Combina plátano con naranja, mango con piña, vainilla con frambuesas y todo lo que se te ocurra. Ofrece también agua mineral y zumos para amenizar.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Otros Articulos:

Comparte este articulo en | Más

Tags:

 

 
 

Deja tu comentario